viernes, octubre 20, 2006

Visitando Dublín

Dublín (pronunciese 'dáblin') es una ciudad llena de vida que se va modernizando. La población de Dublín es muy jóven y podrás ver las calles del centro invadidas de jóvenes trajeados (los jóvenes 'ejecutivos dublinenses') especialmente al rededor de las 5 de la tarde que es cuando cierran las oficinas.
El centro de la ciudad se conforma en torno a dos calles principales Oconnell Street y Grafton street, separadas por el rio Liffey que cruza la capital irlandesa y desemboca en el mar.
Lugares curiosos de Dublin que no puedes dejar de ver cuando viajes a Irlanda:
Half Penny Bridge: El puente del medio penique, porque éste era el peaje que había que pagar para cruzarlo. Es un antiguo puente peatonal sobre el rio Liffey, puedes coger el puente desde el lado de Oconnell street, desde Liffey street, y cruzarlo hasta el otro lado llegando directamente a la zona de Temple Bar.
Temple Bar:
Llamada así por un bar que existía aqui, este conjunto de estrechas calles forma la parte más bohemia de la ciudad y por supuesto también es famosa por su marcha, es una buena zona para ir a tomar algo. Lo más destacable es que es el centro cultural de la ciudad, con galerias de arte, conciertos, teatro, todo en un ambiente muy alternativo.


un bar en Temple Bar

Henry street: Una de las principales calles para ir de compras, perpendicular a Oconnell street, encontrarás de todo, me encantan los pequeños mercados de flores. Aqui también está el Ilac centre uno de los centros comerciales más antiguos de Dublín.
GPO: General Post Office, es el edificio de correos, un símbolo de la ciudad ya que fue incendiado durante los combates por la liberación de Dublín, lo habrás visto en muchas películas. Está en Henry Street. Antes solía haber grupos de Hare Krisna cantando a la puerta, pero en mi última visita los he echado de menos.
Guiness Brewery: La fábrica de la Guiness, es todo un monumento de visita obligada, hay un museo que explica la elaboración de la cerveza pero lo mejor es el bar en el que te invitan a una pinta después de la visita del museo, el Gravity Bar es una plataforma de cristal que sobresale entre los tejados de Dublín, hay una vista en 360º de la ciudad desde aqui, impresionante.
Grafton Street: Con tiendas y bares más modernos, está junto a Temple Bar.
Molly Malone Statue: La estatua de Molly Malone, un personaje mítico muy conocido de la historia de la ciudad. Bueno en realidad no creo que sea tan mítico, no te puedes ir de Dublin sin haber oido y cantado la famosa canción de Molly Malone.
St Stephen's Green: Un agradable parque al final de Grafton Street. Al lado se encuentra el centro comercial del mismo nombre, muy curioso por estar construido de hierro y cristal, visitalo y fíjate en el enorme reloj de cristal.
Es una lista de alguans de las cosas que no te puedes perder, pero todavía queda más y fotos, para el próximo post...